Yo y mi circunstancia, la migraña

58 días seguidos con migraña. Dolor pulsátil e unilateral entre la frente y los ojos, cuya intensidad varía hasta ser terrible, debilitante y empeorar con cualquier movimiento; intolerancia extrema a luz, olor y ruido; náuseas; concentración pobre; irritabilidad; cansancio y debilidad; rigidez y dolor de cuello; somnolencia; congestión y hipersensibilidad de senos nasales; dolor muscular; aura en forma de espiral centelleante y creciente que impide la visión temporalmente; sensación de desequilibrio; sudores fríos; e inapetencia, retención de fluidos y trastornos gastrointestinales.

Esta enfermedad forma parte de mi vida desde hace 45 años, tras sufrir otra dolencia en mi infancia, además de los antecedentes familiares que tengo en vía materna. Otros Herrero también han necesitado tumbarse en una habitación a oscuras y en silencio para hacer frente a un ataque al que entonces simplemente se le llamaba jaqueca.

He logrado funcionar, diría plenamente, como miembro de la sociedad, en mi vida privada y profesional, aunque mi circunstancia personal, la migraña, siempre ha estado detrás como una pesada carga (unos 4 ataques al mes salvo períodos especialmente adversos). Es verdad que, al igual que otros sucesos negativos, seguro ha contribuido a mejorar mi resiliencia individual.

Desde que en 2018 me dí de alta como autónoma y empecé a ejercer como abogada especializada en Derecho Animal los ataques de migraña han ido aumentando progresivamente hasta niveles muy duros de sobrellevar. En 2021 hasta 15 agosto he sufrido 193 días con migraña, lo que supone sólo 34 días libres a lo largo de 7 meses y medio.

Ante la gravedad de la situación y la falta de propuestas médicas exitosas que no estuviesen basadas en más medicación, recientemente decidí encontrar el tiempo y la energía -mientras me acompañaban los dichosos ataques, como hoy mismo- para ponerme a investigar en serio y leer páginas web y libros que tuviesen para mí un mínimo de credibilidad.

Una búsqueda en internet da múltiples resultados, especialmente en lengua inglesa, y para no perderme entre todas los nexos que he ido guardando decidí hacer un resumen escrito a la antigua. Este artículo tiene la simple pretensión de ayudarme a conocer mejor esta enfermedad, así como de informar a mi entorno cercano, incluidos los médicos que me asisten, sobre mi situación y las cuestiones principales de esta vida con migraña. El título es mi pequeño homenaje al gran pensador de origen español Ortega y Gasset y a sus famosas palabras: “Yo soy yo y mi circunstancia”.

Cláusula de exención de responsabilidad: Yo no me hago responsable ni garantizo la fiabilidad, corrección, exactitud o utilidad de los datos que aquí pongo a disposición de los lectores. El uso de este artículo y de sus contenidos recae en la responsabilidad de cada uno de sus lectores. Si usted sospecha que usted o alguien de su entorno sufre de migrañas consulte siempre a su médico de cabecera o especialista neurólogo.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

¿Qué es la migraña?
La migraña es un trastorno complejo neurológico, con un componente genético alto y que pertenece al grupo de las cefaleas primarias. Durante una migraña se activan diversas áreas del cerebro y al parecer el sistema trigémino-vascular es responsable directo del dolor. Más allá de la distinción principal, común y clásica con aura, hay varios tipo de migraña como la hemiplégica, vestibular, etc.

Un ataque típico tiene cinco fases1:
1. Pródromo sería la premonitoria, minutos o hasta 3 días antes del dolor, con diversos síntomas (irritabilidad, bostezos, falta de atención, deseo de comer dulces, etc.);
2. Aura, que sólo algunos pacientes sufrimos, antes o junto al dolor -en mi caso es una disfunción visual, una espiral centelleante, que causa una ceguera parcial y temporal- en otros pacientes afecta a diferentes sentidos como el habla o incluso a la misma conducta;
3. Dolor, el síntoma esencial de la migraña. A menudo empeora con cualquier actividad física; a veces acompañado de alodinia (dolor causado por un estímulo que normalmente no lo produce); sensibilidad extrema a luz, resplandor, sonidos u olores; molestias gastrointestinales; cambios como palidez, sudor o manos frías; mareo o vértigo; irritabilidad, angustia, fatiga o confusión, entre otros. Si el dolor no cede en 3 días se llega al “estado migrañoso”.
4. Resolución. El dolor y los síntomas disminuyen y acaban por cesar.
5. Pósdromo o resaca, la fase final que supone fatiga, dificultad de concentración, dolor corporal o euforia.

Se encuentra entre las 10 enfermedades más incapacitantes según la OMS (Organización Mundial de la Salud). En España más de 4 millones de personas sufrimos migraña, según datos publicados en 2020 por la Sociedad Española de Neurología (SEN)2. Cada una de nosotras, al igual que nuestro entorno cercano, soportamos el impacto enorme de la migraña en nuestro funcionamiento diario y en las áreas física, emocional, social, profesional y económica de nuestras vidas.

Origen de la migraña
Un buen amigo me preguntó cuál es la etiología o causa de esta detestable enfermedad. Difícil es la respuesta puesto que el mecanismo que da lugar a la migraña sigue sin ser conocido en su totalidad, a pesar de los millones de personas que hemos recibido ese diagnóstico médico. Mucho se habla de la supuesta amplia investigación biomédica para dominar dicho origen y desarrollar terapias innovadoras y útiles -cuyas perspectivas de ganancias económica son enormes para el ámbito farmacéutico dada la extensión de la enfermedad entre los humanos, mayormente los caucásicos-.

Además de una importante carga genética, se sabe que son diferentes factores los que participan en este trastorno cerebral complejo. En los artículos publicados en internet leo sobre calcitonina y CRGP (péptido relacionado con el gen de la calcitonina); depresión cortical propagada (DCP); disfunción del hipotálamo; glutamato; hiperexcitabilidad cortical; progesterona; serotonina o tronco encefálico.

Puesto que la migraña es un trastorno poligénico (carácter determinado por la acción conjunta de varios genes), una de las áreas de investigación relevante se centra en la asociación genómica amplia (GWA, por sus siglas en inglés). Varios estudios han identificado marcadores genéticos asociados a la migraña.

En 2010 la revista Nature Genetics publicó Role of Excitatory Amino Acid Transporter-2 (EAAT2) and Glutamate in Neurodegeneration: Opportunities for Developing Novel Therapeutics3. Este artículo recoge la relación entre la migraña y el alelo menor rs1835740 del cromosoma 8q22.1, tras varios estudios clínicos con muestras de pacientes con migraña europeos. La variante rs1835740 está ubicada entre MTDH y PGCG (metaderina y glutamato carboxipeptidasa plasma), genes que influyen en la homeostasis4 del glutamato, por lo que se podría deducir su conexión con esta. El ácido glutámico o glutamato es un aminoácido que participa en buena parte de las funciones normales del Sistema Nervioso Central (SNC) como mediador de señales excitatorias5. Ahora bien, este neurotransmisor puede ser altamente tóxico y llevar a afecciones neurológicas y a muerte neuronal6, de ahí la importancia de que la homeostasis funcione adecuadamente.

El gen MTDH ejerce una regulación negativa de EAAT2/GLT1, el mayor transportador de glutamato en el cerebro, lo que supondría una mayor susceptibilidad celular a la excitotoxicidad del glutamato. La ubicación del marcador, alelo rs1835740, dirigiría indirectamente a la teoría, nada reciente, de que la regulación del glutamato tiene un papel esencial en la fisiopatología7 de la migraña. Así, la acumulación excesiva de glutamato en la hendidura sináptica sería una vía para los ataques de migraña y que además aumentaría la susceptibilidad, tanto para una aura como para la alodinia -un tipo de dolor muy inusual que una vecina mía sufre durante un ataque de neuralgia del trigémino cuando simplemente se recoge un mechón del pelo-.

Otro artículo que me ha interesado leer, o al menos intentarlo, es The Role of AEG-1/MTDH/LYRIC in the Pathogenesis of Central Nervous System Disease8. Aún con mi ignorancia puedo entender y asustarme al leer que: “Astrocyte-elevated gene-1 (AEG-1/MTDH/LYRIC) is an HIV- and tumor necrosis factor (TNF)-inducible oncogene” y “AEG-1/MTDH/LYRIC contributes to the pathogenesis of neurodegenerative disease, glutamate excitotoxicity, reactive gliosis, and migraine headaches”. Es decir, que hay un gen oncógeno y que contribuye a la patogénesis (origen y desarrollo de una enfermedad) de enfermedades neurodegenerativas y de la migraña, entre otras.

Médicos me han asegurado que no hay afectación del riego sanguíneo cerebral y que no tengo más posibilidades de sufrir un ictus que una persona que no sea migrañosa. Sin embargo, hay mucha información disponible online sobre comorbilidad (existencia de dos o más enfermedades) neurológica o cardiovascular en los pacientes que sufrimos migraña. Un manual de la Sociedad Española de Neurología (SEN)9 afirma que “Varios estudios de población han demostrado que los pacientes que padecen migraña con aura presentan un riesgo dos veces mayor de sufrir un ictus isquémico”. Una intenta no preocuparse pensando qué otras consecuencias graves pueda suponer esta enfermedad.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay  

Factores de riesgo/desencadenantes
Un factor desencadenante (trigger, en inglés) es un factor ambiental, alimenticio o fisiológico que puede provocar actividad migrañosa en el cerebro.

– Alimentación.
– Ansiedad y depresión.
– Cambios hormonales en la mujer.
– Cambios meteorológicos.
– Estrés.
– Etnia caucásica.
– Olores.
– Predisposición genética.
– Rutina diaria irregular.
– Sexo femenino.
– Trastornos del sueño.

Imagen de JillWellington en Pixabay  

Alimentación
La migraña tiene un umbral y el punto en que se encuentra una persona en un momento dado determina la frecuencia, duración e intensidad del dolor y otros síntomas de un ataque. Es esencial que cada paciente lleve un registro detallado y averigüe qué desencadenantes de migraña propios tiene, cuando está uno cerca del umbral del ataque y cómo evitar o reducir los efectos de los propios desencadenantes.

El papel destacado que desempeñan diferentes alimentos y sustancias en causar migrañas es indiscutible, aunque en detalle sea objeto de controversia. Ciertos investigadores llevan años afirmando que, entre los pacientes con migraña, algunos podemos ser extremadamente sensibles a alcohol, aspartamo, cafeína, feniletilamina, glutamato monosódico (GMS), nitratos, nitritos o tiramina. No recuerdo que los médicos que me han atendido hayan prestado una atención especial a mi dieta, más allá de recomendarme que llevase cuidado con el café.

  1. Entre las sustancias a las que apuntaban los doctores Sun-Edelstein y Mauskop en 200910:
    – Alcohol. No está claro si el vino tinto o el blanco es un mayor desencadenante.
    El vino contiene tiramina, sulfitos, histamina y flavonoides fenólicos, todos ellos pueden en teoría provocar migrañas.
    (Hace mucho que no lo pruebo, antes sólo disfrutaba de vinos ecológicos o biodinámicos, como me recomendaron en Vinosensis. A mí una copa de vino de bodegas de renombre, Albariño, Ribera o Rioja, me ha llegado a provocar una migraña en cuestión de minutos)
    Aspartamo y sucralosa.
    – Cafeína, sustancia presente en café, té y refrescos azucaradas, así como algunos fármacos. El efecto de la cafeína en las cefaleas es toda una paradoja pues puede mejorarlas y empeorarlas, según frecuencia y dosis.
    – Chocolate.
    – Queso.
    Feniletilamina, una sustancia presente en el cacao que en algunos pacientes con migraña causa la liberación de aminas vasoactivas como serotonina o catecolaminas.
    Glutamato monosódico (GMS o MSG), un potenciador del sabor. El GMS puede causar cefaleas mediante un efecto vasoconstrictor e indirectamente vasodilatación. Se usa para ablandar la carne de animal muerto y aparece en muchos alimentos enlatados, envasados o procesados bajo denominaciones como: proteína vegetal hidrolizada; autolizado de levadura; caseinato de sodio; extracto de levadura; hidrolizado de harina de avena; proteína texturizada; o caseinato de calcio.
    Nitratos y nitritos, un conservante utilizado para dar color alimentos o proporcionar un sabor curado o ahumado. Tras su ingestión algunos pacientes tienen una migraña en cuestión de minutos u horas, posiblemente por vasodilatación, según los investigadores. Las denominaciones a evitar serían: nitrato sódico; nitrato potásico; nitrito potásico; y nitrito sódico.
    Tiramina, derivado de la tirosina que se encuentra en quesos y carnes curados, pescado ahumado, cerveza, comida fermentada y extractos de levadura, entre otros.
  2. De acuerdo con la infografía “Diet and Migraine” de la American Headache Association (AMA)11:
    Son posibles desencadenantes:
    – Alcohol.
    – Ayuno.
    – Carne de animal muerto ahumada.
    – Cítricos.
    – Cafeína.
    – Chocolate.
    – Deshidratación.
    – Glutamato monosódico (GMS).
    – Queso curado.
    – Vino.
    Igualmente, según la AMA:
    – Los alimentos procesados que tienden a contener mucho sodio pueden aumentar el nº de ataques.
    – Tomar cafeína más de 3 veces/semana puede suponer adicción, causar síntomas de abstinencia y aumentar el nº de ataques. No se debe tomar más de 2 veces/semana medicación que contenga cafeína.
    – Una pérdida de peso modera.da (7-10 % del peso corporal total) puede mejorar los síntomas.
    – Es recomendable hacer 5-6 comidas al día y/o picar algo, con índice glucémico bajo, entre las comidas
    – Saltarse comida se paga en migrañas:
    Un nivel bajo de azúcar puede causar ataques o empeorarlos.
    El ayuno aumenta la posibilidad de tener un ataque.
  3. Dieta baja en tiramina para dolores de cabeza de la American Headache Foundation (AHF)12:
    La tiramina aparece en los alimentos por la degradación natural del aminoácido tirosina y no es un añadido alimenticio. Los niveles de tiramina aumentan en los alimentos cuando estos están curados, fermentados, almacenados por mucho tiempo o no son frescos.

Los desencadenantes alimenticios no siempre causan dolor en todos los pacientes y ciertos alimentos pueden causar un ataque en algunos pacientes ocasionalmente. La AHF recomienda a cada paciente que sea su propio experto y lleve un registro de alimentos consumidos antes de un ataque de migraña lo que le permitirá detectar si al eliminar alguno se reduce o desaparece el dolor.

Contenido de cafeína en ciertas bebidas:
Bebida con gas de 350 ml=30 mg, normal-50 mg., sin azúcar. Café (*americano aguado) de 175 ml.=103 mg. Café descafeinado de 175 ml.=2 mg. Té de 175 ml.=31-36 mg.

Normas generales:
– Coma 3 comidas al día con tentempiés o 6 comidas pequeñas a lo largo del día.
– No tome alimentos de alto contenido en azúcar con el estómago vacío, cuando tenga mucha hambre o reemplazando una comida.
– Toda la comida, especialmente aquella de alto contenido proteico, debe ser preparada y consumida fresca. Tenga cuidado con sobras que lleven en la nevera más de 1-2 días. Congele las sobras si quiere comerlas pasados 2-3 días.
– Los productos que aparece en la sección “a evitar” pueden contener pequeñas cantidades de tiramina u otros componentes vasoactivos. Aquellos de la sección “a usar con cautela” no contienen tiramina pero son desencadenantes potenciales de migraña.
– Si está tomando un inhibidor de la de la monoaminooxidasa (IMAO), pruebe a tomar pequeñas cantidades de alimentos restringidos y si se trata de bebidas, elimínelas.
– Cada persona tiene diferente sensibilidad a ciertos niveles de tiramina u otros componentes vasoactivos en la comida. Pruebe a usar alimentos restringidos en cantidades pequeñas.

Según la AHF los siguientes alimentos pueden causar una migraña y las personas que sufran migrañas deben actuar en consecuencia:
Carne de animal muerto
– Alimentos a evitar:
Productos curados, deshidratados, fermentados, salados, ahumados, escabechados o encurtidos.
Carne o hígado que no sea fresco.
– Alimentos a usar con cautela:
Bacon, salchichas, perritos calientes, carne enlatada, jamón york u otro tipo con nitratos o nitritos añadidos.
– Alimentos permitidos:
Carne y pescado de animal muerto recién preparado.
Huevos.
Atún (con ingredientes permitidos).

Secreciones de animales vivos o lácteos
– Alimentos a evitar:
Quesos curados: azules, brie, cheddar, roquefort, stilton, mozzarella, provolone, emmenthal.
– Alimentos a usar con cautela:
Yogur, crema agria o suero de mantequilla (máximo 1/2 taza/día).
Queso parmesano o romano ( máximo, 2 cuch. soperas/día).
– Alimentos permitidos:
Leche, entera o semidesnatada.
Queso fresco, requesón o cremoso.

Pan, cereales, pasta
– Alimentos a evitar:
Cualquiera con un ingrediente restringido.
– Alimentos a usar con cautela:
Pan y bizcochos caseros preparados con levadura.
Pan hecho con masa fermentada.
– Alimentos permitidos:
Levadura comercial.
Productos hechos con levadura química.
Todos los cereales secos y cocidos.
Toda tipo de pasta con ingredientes permitidos.

Verduras
– Alimentos a evitar:
Aceitunas, chucrut, habas, salmuera y tirabeques.
Productos fermentados como miso, salsa de soja y salsa teriyaki.
– Alimentos a usar con cautela:
Cebolla cruda.
– Alimentos permitidos:
Brócoli, calabaza, calabacín, cebolla cocida, espárrago, espinaca, guisante chino, haba de soja, habichuela, judía verde, patata, remolacha, tomate, zanahoria y cualquiera no incluida entre las restringidas.

Fruta
– Alimentos a evitar: 0.
– Alimentos a usar con cautela:
Aguacate, ciruela roja, higo, fruta de la pasión, frutas deshidratadas, papaya, pasas, y plátano.
Máximo 1/2 taza/ día de cítricos: lima, limón, mandarina, naranja, piña y pomelo.
– Alimentos permitidos:
Albaricoque, cereza, manzana, melocotón y cualquier que no esté restringido.

Frutos secos y semillas
– Alimentos a evitar:
Todos los frutos secos, cacahuete y crema de cacahuete, nueces, pecanas, semillas de calabaza y semillas de sésamo.
– Alimentos a usar con cautela: 0.
– Alimentos permitidos: 0.

Sopas
– Alimentos a evitar: 0.
– Alimentos a usar con cautela:
Sopas enlatadas con autolizado o hidrolizado de levadura, extracto de carne o glutamato monosódico (gms).
– Alimentos permitidos:
Sopas hechas a partir de alimentos permitidos y caldos caseros.

Bebidas
– Alimentos a evitar:
Bebidas alcohólicas: borgoña, cerveza, chianti, jerez, vermut.
Bebidas no alcohólicas fermentadas y todas aquellas que no aparecen en la sección de cautela.
– Alimentos a usar con cautela:
Máximo 2 porciones/día:
Café y té, máx. 1 taza/día.
Bebidas con gas, chocolate caliente y bebida chocolateada, máx. 1 porción de 350 ml./día.
Vino riesling, 120 ml./día
Vodka o whisky, 1 porción de 44 ml./día
– Alimentos permitidos:
Bebidas con gas sin cafeína, café descafeinado, gaseosa, zumos de frutas.

Dulces
-Alimentos a evitar:
Pastel dulce de carne de animal muerto.
– Alimentos a usar con cautela:
Productos a base de chocolate: helado (1 porción), tarta (1 porción), galletas (1 de tamaño medio) y golosinas de chocolate (14 gr./día). Todos equivalen a una porción de una bebida con cafeína.
– Alimentos permitidos:
Cualquiera preparado con alimentos e ingredientes permitidos: azúcar, bizcocho, caramelos duros, galletas, gelatina, mermelada y miel.

Ingredientes en etiquetado
– Alimentos a evitar:
Ablandador de carne (papaína, bromelina), autolizado de levadura, extracto de carne, extracto de levadura, gms (en grandes cantidades), hidrolizado de levadura, nitratos y nitritos (se encuentran principalmente en carnes de animal muerto procesadas), levadura, levadura de cerveza, sal para sazonar (con gms), salsa de soja y salsa teriyaki.
– Alimentos a usar con cautela: 0.
– Alimentos permitidos:
Cualquier no incluido en las secciones restringidas.

Aceites, grasas y varios
– Alimentos a evitar: 0.
– Alimentos a usar con cautela:
Vino, vinagre de manzana u otros fermentados
– Alimentos permitidos:
Todos los aceites y las grasas para cocinar.
Vinagre blanco.
Aliño para ensalada comercial con ingredientes autorizados.
Todas las especias que no aparezcan como ingredientes restringidos.

  1. Dieta de Heal Your Headache (pendiente)
  2. Dieta de los doctores Teixido y John Carey (Johns Hopkins University)

Como indican los doctores Michal Teixido y John Carey de la Johns Hopkins University21, hay cientos de desencadenantes alimenticios potenciales de la migraña. No son el resultado de alergias sino de sensibilidades directas ante productos químicos en alimentos y bebidas. Mayormente encajarán en dos categorías:

  1. Subproductos de maduración de alimentos. Productos fermentados como vino tinto, quesos curados o levadura en pan fresco y yogur.
  2. Alimentos con químicos similares a los neurotransmisores que usan nuestros cerebros. Café, chocolate, glutamato monosódico y nitratos usados para conservar buena parte de comidas preenvasadas.

Los efectos de dichos factores pueden ser inmediatos o tardar días. Además, muchos desencadenantes no producirán un ataque o síntomas de migraña por sí solos, sino en combinación con otros factores desencadenantes parciales – como le ocurre a un amigo si toma chocolate y queso -.

Es recomendable que durante la primera fase de un régimen dietético inicial se eliminen los factores desencadenantes de migraña más comunes. Si en cosa de pocas semanas no se ha logrado una mejoría habría que iniciar un régimen que elimine todos los factores desencadenantes de migraña potenciales. La respuesta de un paciente que sufra síntomas de migraña graves e incapacitantes puede tardar 6-10 semanas y ocurre en la mayoría de los casos. Una vez se logra una mejora, cabe añadir alimentos restringidos a la dieta, poco a poco y de uno a uno, para ver si son factores desencadenantes para el/la paciente. 

6. Mi propia dieta (pendiente)

Yo llevo pocos días llevando un registro y eliminando alimentos de mi dieta, con la idea de introducirlos de nuevo poco a poco posteriormente y así detectar cuáles son mis propios desencadenantes. Por ahora me encuentro mejor, aún es pronto para llegar a una conclusión.

Imagen de Huskyherz en Pixabay  
  • Listado de aditivos autorizados en la UE relevantes
  • Ácido acético (vinagre)13 E-260
  • Ácido cítrico E-330
  • Ácido glucónico E-620
  • Aspartamo E-951
  • Carragenato E-407
  • Glutamato de amonio E-624
  • Glutamato monosódico (GMS) E-621 E-625
  • Glutamato monopotásico E-622
  • Nitrato de sodio E-251
  • Nitrito de sodio E-250
  • Nitrato potásico E-252
  • Nitrito potásico E-249
  • Pectinas E-440
  • Sucralosa E-955
  • Sulfitos, aditivos alimentarios14: E-220 E-221 E-222 E-223 E-224 E-226 E-227 y E-228

Tabla sobre el glutamato monosódico (MSG) y el ácido glucónico elaborado (GLE)

Tabla 1 de creación y uso propios, fuente: https://www.truthinlabeling.org/names.html   

Medicación frente a la migraña
Los fármacos que me han sido recetados a lo largo de los años actúan mayormente sobre los efectos que no sobre las causas. La excepción fue un medicamento que me causaba unos efectos secundarios muy desagradables y que el médico especialista acabó por eliminar. También he recibido en los últimos meses dos dosis médicas de toxina botulínica o Botox -cuya aplicación siempre rechazó mi padre, profesional sanitario- en más de 30 pinchazos en frente, cráneo y cuello que a en mi caso no han traído ninguna mejora en seis meses y tal vez tengan relación con el empeoramiento que he venido teniendo. La aplicación de dicha toxina tampoco está exenta de controversia.

Hace poco una allegada que también sufre migrañas me habló de la terapia de anticuerpos monoclonales, una medicación preventiva, no exenta de efectos adversos, que bloquea el CGRP (péptido regulador del gen de la calcitonina) o su receptor para disminuir el número de crisis de migraña.

Según la American Headache Society15, un nuevo fármaco que activa el receptor de la serotonina (5-HTIF) fue aprobado por la Food and Drug Administration de los EE.UU como tratamiento para la migraña el año pasado.

En mi caso he estado tomando triptanes, siempre por prescripción médica, a lo largo de muchos años. Sin esa medicación que reduce los efectos de la migraña no hubiese podido funcionar mínimamente en mi esfera profesional, mientras que en la privada he acabado por reducir mis actividades y relaciones personales.

Migrañas de rebote, deshabituación de triptanes y remedios
Llevo un registro de ataques y contando serán ya doce los meses en que, de forma ininterrumpida, he sufrido migraña durante 15 días o más. El diagnóstico médico que he recibido es “migraña crónica”.

Aquí es relevante mencionar que, iniciada mi investigación personal focalizada sobre la migraña, descubrí hace poco que existía la variedad de migraña crónica o de rebote por “abuso de mediación sintomática”, algo de lo que no era consciente. El consumo de triptanes superior a 10-15 días/mes o de analgésicos NSAID (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) superior a 10 días/mes conducen a la migraña crónica. Ahora bien, no siempre la cronificación de la migraña es debida a un abuso de medicación.

Ante la perspectiva de continuar arrastrándome por una vida dolorosa, limitada y mínima decidí aprovechar agosto, el mes de vacaciones por excelencia, para dejar atrás el uso los triptanes. No es fácil soportar múltiples ataques de migraña a diario sólo con el apoyo esporádico de analgésicos NSAID como paracetamol o naproxeno. Leo en un grupo de facebook que hay compañeras con migraña, más valientes que yo, que se han desintoxicado en seco, o sea, sin fármaco de apoyo alguno.

Los primeros 6 días fueron un horror y a partir de ese punto mi situación empezó a mejorar, de 24 horas con migraña pasé a ataques en 2/3 del día. En la última semana he tenido mayormente migrañas unas pocas horas cada día e incluso dos días sin dolor alguno. Ha valido la pena, ahora habrá que ver si la mejoría se sostiene en el tiempo y una vez retome la actividad ajetreada habitual.

He logrado algo de alivio durante mi período de deshabituación de triptanes con:
– Una habitación a oscuras, silenciosa y fresca donde acostarse (mis animales cerca);
Tapones para los oídos, teléfono y timbre desconectados;
Bandas frías para la cabeza;
– Agua a profusión y comidas simples;
Bálsamo de tigre vegetariano (como el que prepara Rakel en Delaterra);
Jengibre en infusión o masticado tal cual en trozos pequeños (raíz fresca, de preferencia).
– Masaje del cuero cabelludo y presión en la frente;
Digitopuntura, con los dedos de mis manos (o un aparato de electroacupuntura). Siempre que no me haga sentirme peor, supone hacer presión durante un mar de minutos con dedo pulgar y/o índice o un masaje en el sentido de las agujas del reloj:
– Parte inferior externa del pliegue que aparece al juntar los dedos pulgar e índice, de la mano opuesta al lado corporal con dolor.
– Punto en cara anterior de muñeca, coloca una mano plana, palma hacia arriba y el pulgar separado; encaja el pulgar de la otra mano para que el índice, recto y extendido, descanse sobre la muñeca en un punto entre hueso y tendones. Siempre el lado opuesto al doloroso o incluso ambos.
– En la nuca, a ambos lados de la columna vertebral donde se une con el cráneo coloca los dos pulgares o la mano formando una C.
– En el centro del pliegue nasal, entre la nariz y la boca.
– En los peores momentos de mareo, acostumbro a abrazar el dedo meñique con la otra mano.

Para más información sobre migrañas y digitopuntura he consultado libros como:

  • Arthritis Relief at your fingertips. How to use acupressure massage to ease your aches and pains, Michael Reed Gach, Piatkus, 1989.
  • Digitopuntura g-jo. Alivio de dolencias por presión digital, M. Blate, Editorial Hispano Europea, 1985.
  • Suprímase usted mismo sus dolores y dolencias con una simple presión de dedo, Doctor Roger Dalet, Daimon, 1979.

Suplementos que pueden evitar/reducir ataques
Coenzima Q10, un cofactor de todas las células del cuerpo. La AMA recomienda 300 mg. Ensayos clínicos han demostrado su eficacia en la reducción de ataques16.
Magnesio, un elemento con un rol vital en muchos procesos fisiológicos. La AMA recomienda 400 mg, la AHF 400-600mg. Según los doctores Sun-Edelstein y Mauskop los pacientes con migraña tenemos niveles bajos de magnesio durante un ataque y posiblemente deficiencia sistémica de magnesio. Hay diferentes formulaciones de magnesio y no todas actúan igual en cada cuerpo.
Riboflavina o vitamina B2, esencial para las funciones celulares. La AMA recomienda 400 mg. Al menos un ensayo clínico han demostrado su eficacia en la reducción de ataques17.
Jengibre, utilizado desde hace siglos como antiinflamatorio y contra el dolor en la medicina tradicional china y raíz de Valeriana; Matricaria (Tanacetum Parthenium) y Sombrerera (Petasites Hybridus), recomendados por los doctores Sun-Edelstein y Mauskop18.
Tisanas :
Una tía mía usa la infusión de manzanilla como remedio tradicional para el dolor de cabeza.
Otra tisana secular contra la migraña usada en la Serra de Mariola (Alacant) lleva tila de hoja ancha (Tilia platyphylos), melisa (Melissa officinalis), orégano común (Origanum vulgare) y hierbaluisa (Lippia triphylla)19.

Imagen de szjeno09190 en Pixabay 

Otras posibles terapias frente a la migraña

  • Acupuntura. En el pasado muchos acupunturistas me han ayudado a sobrellevar y reducir los ataques de migraña. De un tiempo a esta parte no he logrado encontrado un terapeuta con el que me sienta a gusto cercano a mi domicilio.
  • Ejercicio físico, también al inicio de un ataque, como aconseja el Doctor Oliver Sacks en su obra Migraña. En mi caso, bailar como una posesa al ritmo de Raffaella Carrà, Tino Casal o Pet Shop Boys. 
  • Flores de California y de Bach.
  • Hipnoterapia.
  • Neuromodulación.
  • La AHA menciona control del estrés, las técnicas de relajación, la terapia conductual cognitiva o el entrenamiento de biorretroalimentación20.

Lecturas y recursos esenciales

Mercedes Camps Herrero
agosto de 2021

Cláusula de exención de responsabilidad: Yo no me hago responsable ni garantizo la fiabilidad, corrección, exactitud o utilidad de los datos que aquí pongo a disposición de los lectores. El uso de este artículo y de sus contenidos recae en la responsabilidad de cada uno de sus lectores. Si usted sospecha que usted o alguien de su entorno sufre de migrañas consulte siempre a su médico de cabecera o especialista neurólogo.

Notas al pie:

  1. Buonanotte, C.F y M.C: Migraña, 2012 https://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-argentina-301-articulo-migrana-S1853002812001541 
  2. Sociedad Española de Neurología (SEN): Manual de práctica clínica en cefaleas, 2020 https://www.sen.es/pdf/2020/ManualCefaleas2020.pdf
  3. Anttila, V. et al: Genome-wide association study of migraine implicates a common susceptibility variant on 8q22.1, 2010 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3130100/  
  4. Conjunto de fenómenos de autorregulación, que conducen al mantenimiento de la constancia en la composición y propiedades del medio interno de un organismo.
  5. Rodriguez de Viñas, L. y Brandi, A.: Rol del glutamato y del sistema inmune en afecciones agudas y crónicas del SNC, 2005 https://bdigital.uncu.edu.ar/objetos_digitales/1242/rodriguezrmuv1n1.pdf
  6. Medina Marín, A. M.: Sistema glutamatérgico, primera parte: Sinaptología, homeostasis y muerte celular, 2002 http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-74502002000300002
  7. Estudio de los procesos patológicos, físicos y químicos, que tienen lugar en un organismo vivo.
  8. Noch E. and Khalili K.: The Role of AEG-1/MTDH/LYRIC in the Pathogenesis of Central Nervous System Disease, 2013 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4204483/
  9. International Headache Society y SEN: III Edición de la Clasificación Internacional de las Cefaleas, 2013  https://www.sen.es/pdf/2014/cic3_beta.pdf 
  10. Sun-Edelstein C. y Alexander Mauskop: Foods and Supplements in the Management of Migraine Headaches, 2009  https://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.530.1223&rep=rep1&type=pdf 
  11. AHA: Diet and Migraine https://americanheadachesociety.org/wp-content/uploads/2019/03/DIET-and-MIGRAINE_11x14.pdf 
  12. AHF: Low Tyramine Headache Diet, 2018 https://headaches.org/wp-content/uploads/2018/02/TyramineDiet.pdf  
  13. https://e-aditivos.com
  14. Sulfitos: por qué son un aditivo alimentario que genera dudas: eldiario.es 2019 https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/sulfitos-aditivo-alimentario-genera-dudas_1_1724976.html 
  15. Lasmiditan, First Oral Serotonin 5-HT1F Receptor Agonist or Ditan, Available for Prescription  (AHS) 2020 https://americanheadachesociety.org/news/lasmiditan-prescription/ 
  16. Véase nota al pie nº 10.
  17. Véase nota al pie nº 10.
  18. Véase nota al pie nº 10.
  19. Belda Antolí A. y Bellod Calabuig F.J.: Plantas medicinales de la Sierra de Mariola, Universitat d’Alacant, 2006.
  20. AHA: Living Well With Migraine: Behavior and Lifestyle, 2019 https://americanheadachesociety.org/wp-content/uploads/2019/03/Behavioral-Infographic_V3-11×14.pdf 
  21. Teixido M. y John Carey: Migraine – More than a Headache, 2014 https://www.hopkinsmedicine.org/otolaryngology/_docs/migraine%20patient%20handout.pdf